Balance energético

En palabras de la Jefa del Departamento de Nutriología del Deporte en la Dirección de Medicina del Deporte de la Universidad Nacional Autónoma de México Rebeca Camacho Trujillo: “El balance energético o equilibrio energético se refiere simplemente a que debemos comer la misma cantidad de energía que gastamos. Energía ingerida en la dieta = energía gastada en funciones vitales y en actividades”. Conocer el concepto de balance energético y aplicarlo a nuestras vidas es quizá el factor más importante para mantener una buena salud y una buena figura, sobre todo en estos tiempos.

De acuerdo con investigaciones realizadas por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), “el sobrepeso y la obesidad resultan de un desequilibrio energético. Esto implica ingerir demasiadas calorías y no hacer suficiente ejercicio. Cuando se trata de mantener un peso adecuado durante toda una vida, es fundamental saber que todas las calorías cuentan”.

Si tomamos en cuenta que la Organización Mundial de la Salud reveló en 2011 que “la causa fundamental del sobrepeso y la obesidad es un desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas” nos podemos dar cuenta de dos cosas: la obesidad apunta a un problema de salud pública y algo está pasando con el balance energético.

El equilibrio energético es, como su nombre lo indica, una balanza, y como balanza se inclina: hay un balance neutro, positivo y negativo. Lo más importante: los extremos siempre son malos. De acuerdo con el nutriólogo del Centro de Nutrición, Obesidad y Alteraciones Metabólicas del Hospital ABC en la Ciudad de México, Nicolás Mier y Terán, el balance neutro es el que gasta las mismas kilocalorías que se consumen; balance energético positivo es cuando se come más de lo que se gasta, y el balance energético negativo es cuando gastas más energía de lo que comes: adelgazas, pero también se corre cierto riesgo de desnutrición. Saber esto y entender cómo funcionan las kilocalorías es fundamental para mantener una buena salud.

No sólo se trata de “quemar calorías con ejercicio”, sino de saber cuáles son las que hay que quemar, pues algo que muchas personas desconocen, es que no todo el ejercicio quema la misma energía (kilocalorías), es decir, los ejercicios que implican una frecuencia cardiaca alta, obtendrán la energía de otras fuentes, no precisamente aquellas kilocalorías acumuladas en el tejido adiposo.

Por eso es importante, antes de hacer cualquier dieta o implementar cualquier rutina de ejercicio, acudir con un especialista.

 

This entry was posted in . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *