¿En donde se origina la obesidad?

Durante mucho tiempo se llegó a pensar que la única causa de la obesidad era el consumo excesivo de alimentos.

Hoy en día sabemos que se trata de un padecimiento mucho más complejo que ha aumentado conforme pasa el tiempo llegando a ser considerado una epidemia mundial por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De hecho, en 2014 se calculaba que existían 641 millones de obesos en el mundo, de los cuales 375 millones eran mujeres y 266 hombres; siendo China, Estados Unidos, India, Rusia, Brasil y México, respectivamente, los países con el mayor número de personas afectadas con este padecimiento, de acuerdo a The Lancet.

Y todo parecería indicar que el problema es lo que ingerimos pero, ¿alguna vez te has puesto a pensar cuáles son los factores que la originan?

Una primera respuesta está relacionada con la alimentación, siendo grasas y azúcares dos de los ingredientes a los que tradicionalmente se les vincula con el aumento de peso.

Al respecto, un documental de la BBC denominado Sugar VS Fat (2014) se dio a la tarea de poner a prueba esta tesis mediante un experimento en el cual dos médicos mellizos debían seguir dos dietas diferentes (una de azúcar y otra de grasas) durante un mes, para comparar los efectos que cada una de estas sustancias tenía en su salud.

El hallazgo final fue que ni el azúcar ni la grasa son los culpables de todos los males, sino que, es la combinación de ambas en una dieta desequilibrada la que, en todo caso, resulta perjudicial para el cuerpo humano.

Otra respuesta podría estar en el cerebro puesto que, para comer, primero debemos elegir nuestros alimentos. El sicólogo Daniel Kahneman descubrió que todos tenemos algo llamado “sesgo cognitivo” mediante el cual le damos mayor importancia al presente que al futuro, lo que nos lleva a tomar malas decisiones tales como enviar mensajes de texto al manejar, fumar o comer en exceso, sin pensar en las consecuencias. Por este descubrimiento, Kahneman ganó el Premio Nobel en el 2014.

Aunque no lo creas, el genotipo también cuenta y al respecto la población mexicana presenta una alta predisposición genética para desarrollar sobrepeso y obesidad debido a una variante génica (ABCA1) que provoca una disminución en los niveles de “colesterol bueno” o HLD, de acuerdo a un estudio realizado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Nacional de Ciencias Médicas Salvador Zubirán y el Instituto Nacional de Medicina Genómica.

Otro escenario en el que la obesidad tiene su origen es el ambiente. Y es que, de cada 100 personas, al menos 32 hacen más de una hora para llegar a su trabajo, según un sondeo realizado por el INEGI, lo que provoca que muchos individuos se vean limitados a preparar su comida con anticipación o comer en la calle (lo que limita considerablemente que puedan mantener una alimentación balanceada).

Sin olvidar la falta de cultura física, entendida como el conjunto de conocimientos y práctica de deportes encaminados a desarrollar nuestras habilidades corporales, pues 56 por ciento de los mexicanos afirmó hacer menos de 30 minutos de ejercicio al día, según la última Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) disponible.

Todo esto ha originado que la industria de alimentos y bebidas reaccione en consecuencia.

Empresas como Starbucks, nos ofrecen la opción de personalizar nuestras bebidas añadiéndoles ingredientes light o eligiendo vasos de distintos tamaños, según nuestro estilo de vida. Mientras otras compañías como Coca-Cola, han intentado ir más allá al comprometerse a impulsar soluciones reales y apoyar programas gubernamentales como “Ponte al 100”, cuyo objetivo es brindar medidas personalizadas de alimentación y actividad física entre la población; y que, tan sólo durante el año pasado puso en movimiento a cerca de 9 millones de mexicanos en eventos deportivos.

Es así como personas, gobierno e industria deben hacer frente a un problema tan complejo que requiere solución inmediata, siendo un primer paso importante en este sentido, que conozcamos las razones que ocasionan la obesidad y el sobrepeso, para ser más conscientes al respecto y actuar en consecuencia.

Fuente: http://goo.gl/6n0O07

 

¿Sabes que enfermedades se pueden evitar haciendo ejercicio?

Siempre la primera vez es cuando más trabajo cuesta y tal vez por eso es que no te has animado a hacer ejercicio, pero si supieras que al hacer ejercicio puedes evitar algunas enfermedades comenzarías pronto?

Según un estudio realizado por el Hospital Transfronterizo de Puigcerdà  y la facultad de Medicina de la universidad de Girona en España, a un millón y medio de personas durante 11 años, realizar ejercicio moderado cinco días a la semana o 20 minutos intensos en 3 días, podría ayudarte a prevenir hasta 15 problemas de salud. Aquí te presentamos algunas de las principales:

Cáncer

En el análisis a 1,4 millones de pacientes se pudo observar que se redujo en un 30% el cáncer de colon y en 1,8 millones se observó una reducción de entre un 20% y un 40% en cáncer de mama.

Osteoporosis

Realizar ejercicios moderadamente, reduce en un 17% la incidencia de fracturas,  el dolor y la discapacidad derivada de la artrosis (sobre todo en la rodilla)

Problemas cardiovasculares

Para reducir en un 39% (hombres) y 51% (mujeres) la probabilidad de una mortalidad por enfermedad cardiovascular, realiza una actividad física de alta intensidad a una vez a la semana. Asimismo, si caminas una hora por semana reducirás en un 50% las probabilidades de padecer alguna enfermedad coronaria.

Riesgo de mortalidad

Realizar ejercicios aunque sea media hora cinco días a la semana podría reducir en un 31% la mortalidad prematura.

Diabetes

Un estudio de la Global AGEing and Adult Health; realizado en China, Ghana, India, Mexico, Russia y Sudafrica del 2007 al 2010 y de US National Health and Nutrition Examination Surveys de 1999 al 2011, comprobó que persona con una actividad física mayor a 600MET minutos por semana tiene 2% menos probabilidades de tener diabetes comparado con uno que no realiza ejercicios. Esto puede aumentar en un 19% cuando se realiza de 600 a 3600 MET minutos por semana.

Calcula la cantidad de calorías que debes de quemar:

___ Valor MET x 3.5 x _____kg (tu peso) ÷ 200 = ____ calorías.

Demencia

Los hombres que tienen una vida más saludable y realizan ejercicios regularmente tienen un 60% menos de probabilidades de sufrir demencia senil en sus vidas, según un estudio de Medical Research Council, Alzheimer’s Society y the Britsh Heart Foundation.  “Nosotros sabemos desde hace un buen tiempo que lo que es bueno para el corazón lo es también para la cabeza”, dijo Doug Brown director de Alzheimer’s Society.

Fuente: http://goo.gl/Zsdk31 

Receta de Pescado a las finas hierbas

 

Ingredientes

Pasos 

  1. Triturar perfectamente la 1/2 cabeza de ajo mezclandola con el aceite, perejil, albahaca, orégano y el jugo de limón.
  2. Deja reposar esta mezcla mientras limpias los pescados se les unta sal y pimienta y la mezcla de aceite y hierbas.
  3. Se deja reposar durante una hora, picandoles con un tenedor para que les penetre el sabor.
  4. Después se asan a la parrilla bien caliente dejando que doren por los dos lados.
  5. Los sirven de inmediato rociados con jugo de limón.
  6. Pueden acompañarlos con jitomates verdes rebanados o ensalada de lechuga.

Sigue leyendo: http://www.recetasgratis.net/Receta-de-Pescado-hierbas-receta-10992.html#ixzz4GxpJAb2q

 

Vuelven a subir de peso 80% de personas que hacen dieta.

El 80 por ciento de las personas que llevan una dieta y logran bajar de peso pueden volver a padecer obesidad o sobrepeso, aseguró el presidente del Colegio Mexicano de Bariatría, David Montalvo Castro.

 

DrMontalvo-1024x769Dr. David Montalvo Castro, Presidente del Colegio Mexicano de Bariatría, alertó de los malos hábitos al realizar dietas contra la obesidad. (FOTO: códigoF)

Los resultados adversos se deben a factores que afectan el modelo de consumo de alimentos, pues se toman decisiones incorrectas al momento de ingerir productos con un bajo valor nutrimental, sin saber el impacto en la salud, indicó el especialista.

“Algunos factores son la falta de información completa para los consumidores y diversas fallas de mercado que conllevan al consumidor a tomar decisiones poco racionales respecto a su alimentación”, señaló Montalvo Castro.

“Como es el caso de creencias mal fundamentadas del valor nutritivo de los alimentos, información no veraz o incompleta, un efecto de transmisión de hábitos de padres a hijos”, agregó el especialista, de acuerdo con información publicada por Notimex.

Montalvo Castro sugirió realizar cambios en la forma de orientar los tratamientos de obesidad, así como una mayor intervención de las autoridades de salud para que la población cambie los malos hábitos y se tomen mejores decisiones alimentarias.

La obesidad se considera una enfermedad cardiometabólica, pues el tejido adiposo en exceso segrega sustancias que afectan a la salud, como inflamación de baja intensidad en el endotelio vascular y en otros órganos, lo que acelera el taponamiento de las arterias con colesterol (aterosclerosis), explicó el médico.

La atención al sobrepeso y obesidad en el país así como a las enfermedades relacionadas con esta condición, cuesta al sector médico 120 mil millones de pesos cada año, según un estudio multidisciplinario en el que participó la UNAM, la UAM, el IPN y diversos centros e instituciones de salud pública.

Además, la obesidad, hipertensión y la diabetes son algunas de las seis enfermedades crónico-degenerativas que más recursos le demandan al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

El bariatra mencionó que al reducir la masa de grasa baja el riesgo de padecer hipertensión arterial, infartos y otras enfermedades cardiovasculares, pues el sobrepeso es una condición que puede afectar a las personas en cualquier etapa de su vida, donde en algunas ocasiones se vuelven obesas casi sin percibirlo.

Factores como una ausencia de cultura de comer saludablesendentarismo, preocupación por perder kilos y no masa de grasadormir poco y estrés, provoca que las personas “vivan eventos devastadores” en cuanto a salud y su peso, resaltó Montalvo Castro.

El especialista recomendó evitar el uso de medicamentos para inhibir el hambre por sus efectos secundarios, además, aseguró que la obesidad no solo depende de aspectos biológicos, sino también a problemas sociales y psicológicos.

Por ello, señaló, es primordial que el paciente reciba una atención integral y multidisciplinaria que abarque los ámbitos biológicos, psicológicos y sociales.

Fuente: https://goo.gl/5Q2Rc5

¿Sabes como se calcula el Índice de Masa Corporal IMC)?

¿Sabes como se calcula el Índice de Masa Corporal (IMC)?

El Índice de Masa Corporal (IMC, o IMCtambién BMI por sus siglas en inglés: Body Mass Index), es un número que podemos obtener a partir de nuestra estatura y peso, y con el que se pretende saber cuál debería ser nuestro peso ideal, a efectos de salud. Se lleva usando como indicador nutricional desde 1980, y según este estándar, un Indice de Masa Corporal elevado se asocia a enfermedades (todas las relacionadas con la obesidad y el sobrepeso).

Se calcula dividiendo nuestro peso (en Kilogramos) entre nuestra altura al cuadrado (en metros).

En un ejemplo de un hombre de 80 Kilos y 1’80 metros de estatura:

IMC = Kg / m²        IMC = 80 / (1,80)²         IMC = 80 / 3,24

IMC = 24,69… redondeando 24,7

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido los siguientes intervalos, en los que según este ejemplo este individuo tendría un peso normal, calificado como saludable:

Menos de 16 Ingreso médico inmediato
16 a 16.9 Infrapeso
17 a 18.4 Bajo de peso
18.5 a 24.9 Peso en la media (Saludable)
25 a 29.9 Sobrepeso
30 a 34.9 Sobrepeso crónico (Obesidad de grado 1)
35 a 39.9 Obesidad premórbida (De grado 2)
40 a 45 Obesidad mórbida (De grado 3)
Más de 45 Obesidad hipermórbida (De grado 4)

Estos intervalos se obtuvieron a partir de estudios hechos a una determinada cantidad de personas, en un periodo de tiempo concreto, pero al llevarlo a la práctica es una formula inútil, a poco que alguna condición se salga de lo normal. No puede ser aplicada a ancianos, niños, embarazadas, personas con amputaciones, ni a muchos deportistas. Además, la masa magra es más pesada que la grasa, y en personas tonificadas o musculadas dará valores erróneos, igual que en individuos con bajo porcentaje de grasa.

Por tanto el IMC no distingue nuestra genética, metabolismo, etnia, sexo o entrenamiento. Si distingue por edades, ya que esta tabla va orientada a sujetos entre 25 y 34 años, y debemos añadir un punto en los valores expuestos, cada diez años añadidos más de edad, pero igualmente es un método obsoleto, que no puede guiarnos para valorar nuestra condición física y estado de salud.

El dato que te permitirá realmente controlar tu composición corporal es el Porcentaje de Grasa Corporal, y aunque no es tan fácil de calcular como el IMC, puedes obtener resultados profesionales sin gastar dinero. A continuación te desvelamos como medirlo.

 

 

¿Quieres conocer más y calcular tu propio IMC?, ve a http://www.vivesbien.com/imc/ y conócelo

 

¿Porqué necesitamos dulce después de comer?

Seguramente te ha pasado que después de comer siempre necesitas comer algo muy dulce (chocolate, galletas de chocolate, pastelitos de nata y chocolate…etc con chocolate). Es una afirmación que nos ocurre con regularidad. Y es esto un proceso normal de nuestro cuerpo o es algo tan habitual y cotidiano que lo hemos normalizado?.

Al parecer forma parte de procesos metabólicos de nuestro cuerpo pero también lo hemos transformado en un hábito peligroso para nuestra salud al que le hemos quitado importancia, ya que ésta «necesidad» puede convertirse en ansia de comer dulce y puede que sea un aviso de un mal funcionamiento de nuestro organismo.

Cuando comemos, nuestro organismo detecta mayores concentraciones de azúcar en la sangre (hiperglucemia), produce insulina para estabilizar el organismo a los niveles adecuados. Con ello se produce un consumo muy rápido del azúcar produciendo una nueva bajada de los niveles de azúcar en la sangre (hipoglucemia) que nuestro cerebro detecta y envía una señal  que nos conduce a la necesidad de comer. Dado que el azúcar es el alimento que se digiere más rápidamente y el que más rápidamente satisface al cerebro (que se alimenta de glucosa), sentimos una especial predilección por los alimentos dulces. La leche materna es el primer alimento dulce que consume cualquier ser humano en el momento de su nacimiento. El neonato llora, su madre le acaricia y le da el pecho. El bebé entonces prueba el primer alimento de su vida, la leche materna, que es especialmente rica en azúcar y de sabor muy dulce. En estos pocos minutos, el cerebro del bebé ya ha podido asociar el comer con el placer, el cariño y el sabor dulce.

Además, el aumento de glucosa en la sangre produce un aumento de endorfinas, fundamentalmente serotonina y noradrenalina, que nos hacen sentir mejor.

Después de ingerir alimentos dulces, nos sentimos satisfechos, muchos más activos, felices y totalmente llenos.

En las ansias de comer también puede influir el estrés. El estrés obliga a las glándulas adrenales a producir un componente llamado cortisol.

¿De qué podría  estar avisando éste ansia de dulce y de chocolate?

Hipoglucemia: Cuando nuestro organismo está bajo de azúcar o glucosa nosotros notamos un bajón de energía y de ánimo que necesita una solución inmediata. El dulce y en especial el chocolate, por los nutrientes antes citados, nos da ese remedio de urgencia y así hasta la próxima crisis.

Diabetes: Algunas veces, el hambre voraz o la necesidad de tomar muchos alimentos dulces puede ser un síntoma de diabetes no diagnosticada.

Altos niveles de ansiedad: cada persona tiende a calmar o compensar su ansiedad. Muchas personas fuman, otras se muerden las uñas y otras…comen dulces. El azúcar, forma parte de las sustancias calmantes del sistema nervioso. A veces también hacemos una relación entre chocolate y «darnos un premio» o satisfacción, para compensar ese mal momento.

Falta de cromo: es muy curioso observar que cuando la gente toma Cromo (en forma de picolinato) disminuye radicalmente su necesidad de tomar dulce. ¿Será porque el Cromo también regula la hipoglucemia que es tan eficaz en la adicción al dulce?

Falta de descanso: la falta de energía que eso conlleva hace que necesitemos de excitantes como el café o el chocolate para «seguir tirando».

Depresión o insatisfacción: algunos nutrientes del chocolate mejoran ciertos estados de depresión o desánimo y eso hace que aumente su consumo, en algunas personas, cuando se sienten tristes o deprimidos.

¿Cómo controlar el antojo de algo dulce?

Lamentablemente, el estado de bienestar después de tomar alimentos dulces dura poco. Los alimentos ricos en azúcares contienen hidratos de carbono simples, que se digieren muy rápido produciendo una nueva bajada de los niveles de azúcar y la necesidad de volver a consumir dulces.

Regular la hipoglucemia es una primera cuestión vital. Intentar no pasar más de cinco horas sin comer y evitar el azúcar refinado, la bollería industrial y los productos refinados es un buen comienzo.

La adicción al azúcar no es real como tal, sino sólo un indicador de que no nos sentimos bien. Reflexionar sobre ello puede abrirnos una puerta para mejorar nuestra calidad de vida.

Fuente: http://goo.gl/MSASIF

 

 

Los beneficios de perder peso

¿Porque debería de perder peso?

Además de que un cuerpo esbelto y tonificado es más atractivo perder peso es esencial para la buena salud. La gente con un peso saludable tiene un riesgo significativamente menor de desarrollar males cardiacos, al bajar de peso pueden disminuir los niveles de glucosa hasta en un 50% si tiene problemas de diabetes.
Además el colesterol total en la sangre puede reducir en un 10%, aunado a eso bajará el nivel de triglicéridos en, aproximadamente, un 30%. No sufrirás de mareos causados por colesterol, trigliceridos u otros.

Reducirás el colesterol- LDL y aumentará el colesterol HDL. Mejorará tu nivel de energía por lo que tendrás mayor movilidad física, ya no te sentirás agotado ni tendrás esa sensación de sueño a deshoras.

Puedes disminuir en más de un 20% la probabilidad de mortalidad.

Puedes mejorar los trastornos de circulación (retención de líquidos, Varices, etc). No tendrás más calambres.

Mejoraras notablemente los problemas de la columna vertebral. Los dolores de articulaciones (rodillas, talón, pie, etc.) mejoraran ó se irán.

Adiós a los trastornos digestivos (nauseas, colitis, gastritis, agruras, esofagitis, constipación).

No tendrás más problemas para conciliar el sueño al dormir causados por el sobrepeso u obesidad.

Aumentaras la resistencia física, cuando subas escaleras o camines rápido ya no te agotarás tanto cuando tengas tu peso ideal.

Cuando adelgazas te sientes mejor con tu cuerpo y tiendes a comprar ropa que acentúa tu figura y a sentirte más sexy.

Además, cuando pierdes esos kilos, tu autoestima se irá al cielo.

Jugo laxante

Este jugo te ayudará a expulsar y eliminar grasas, por lo que es muy eficaz para adelgazar. Pero además es un suave laxante que favorece la digestión, al tiempo que limpia la sangre y reduce la hipertensión.

Ingredientes

1 limón (el jugo)

1 cucharada de hojas de menta

1 cucharada de jengibre (rallado)

1 vaso de agua mineral

100g de tamarindo

1/2 litro de agua natural

Preparación

  1. Lava el limón y exprime para obtener el jugo.
  2. Hierve el tamarindo en el agua durante 15 minutos, después retira la cáscara y poco a poco ve retirando la pulpa.
  3. Cuando hayas extraído la pulpa, agrega una taza de agua, el jengibre y la menta, mezcla y deja reposar quince minutos.
  4. Coloca un paño encima de un vaso de limpio y cuela el jugo, añade el agua restante y el jugo de limón.
  5. Bebe un vaso por la mañana, una vez por semana.

Consejos para cuidar tu peso en vacaciones

Estamos en vacaciones de Semana Santa y mucha gente aprovecha para tomar unas merecidas vacaciones y descansar del trabajo y porque no, del ejercicio.

 

Hay personas que cuidaron su alimentación o se sometieron a alguna dieta para lucir un cuerpazo, pero cuando llegan las vacaciones todo ese esfuerzo se puede ir a la basura si no se cuidan, por eso te damos 5 consejos para que no pierdas la línea.

  1. Haz ejercicio moderado; camina si te es posible 30 minutos, esto será benéfico para dos cosas,
    • Le darás vacaciones a tu cerebro; pasamos todo el día pensando en las actividades del trabajo y muy poco salimos a caminar con calma, sin tener que llegar a alguna cita. Caminar te ayudará a disfrutar esas cosas que usualmente no notas por estar tan ocupado.
    • Cuando regreses ya sea a tus actividades diarias o a tu rutina de ejercicio notaras que no te cuesta tanto trabajo volver al nivel que traías. Nunca te has preguntado porque uno regresa más cansado de las vacaciones? Esto se debe a que en vacaciones cambiamos toda nuestra rutina y bajamos el nivel de estrés, cuando regresamos a las actividades normales el cuerpo se relajó tanto que cuesta mucho trabajo retomar el ritmo. Intenta estas vacaciones mantenerte en movimiento y veras que regresaras con más energía.caminar
  2. Mantén tus hábitos de alimentación: procura comer a las mismas horas que lo haces normalmente y mide tus raciones, no por estar de vacaciones vas a comer más. Cuando comemos de más durante las vacaciones provocas que tu cuerpo se acostumbre a una mayor cantidad de comida, cuando regreses de vacaciones tu cuerpo te va a pedir más alimento para sentirse satisfecho y además de que vas a gastar más vas a recuperar esos kilos que perdiste. Ojo la idea es que disfrutes pero con moderación, se vale comer de todo cómo lo harías cualquier día solo que no abuses.horarios de alimentacion
  3. Recurre a las frutas y verduras: si cuando piensas en una botana cambias las frituras por unas zanahorias, una jícama o un pepino. Lograras además de alimentarte sanamente, hacer que tu cuerpo se sienta satisfecho cuando llegue la hora de la comida, evitando saciar tu hambre con todo lo que te pongan en el plato o levantándote por más si estás en un buffet.frutas y verduras
  4. Equilibra tus alimentos: si en el desayuno comiste hasta quedar a punto de reventar, en la comida disminuye la cantidad de alimentos, un truco que puedes hacer es servirte en un plato más pequeño, con esto engañaras a tu cerebro, inténtalo y vas a ver como funciona.platos pequeños
  5. Bebe agua: tu seleccionas la cantidad que tu cuerpo necesita (lo recomendable es de 7 a 9 vasos al día y no todos de un jalón) pero es importante que te mantengas hidratado durante el día, muchas veces dejamos de beber agua por estar de vacaciones, está bien darte permiso de beber otras cosas, pero definitivamente no puedes dejar de beber agua. Además de ayudarte en el proceso de digestión, ayudarás a que tus riñones no se sientan tan agredidos cuando bebes mucho refresco o jugos artificiales. Por otro lado el beber agua al igual que las frutas como colación ayudan a disminuir el apetito, ¿quieres otra razón para beber agua? Al mantenernos hidratados, el balance de agua y sal en el cuerpo se mantiene en el nivel correcto, también mejora la salud de nuestra piel y la textura del cabello, ayuda a la tonificación de los músculos, y alivia los síntomas comunes de la deshidratación como dolores de cabeza, falta de concentración, fatiga, constipación, orina oscura y hasta el mal aliento.beber-agua

Los mitos más comunes sobre las dietas

En las dietas hay que comer de todo, pero siempre en su justa medida, creando un hábito de comida saludable que seamos capaces de llevar siempre y mantener, sin necesidad de tener que ponernos a dieta constantemente.

Sin embargo muchas veces hay alimentos que cuando los mezclas o combinas te pueden ocasionar molestias, por eso te recomendamos acudir con un Nutriólogo para que te asesore en tu alimentación.

Aquí te presentamos los cinco mitos más comunes.

1. Si me salto la comida o la cena adelgazaré más rápido

Es falso. Se deben hacer cinco comidas al día, ya que si pasamos muchas horas sin comer, nuestro cuerpo almacenará en forma de grasas los próximos alimentos que tomemos, creando una «reserva». Es importante hacer cinco comidas al día, de este modo llegaremos a la siguiente comida con menos hambre y no tendremos la necesidad de comer grandes cantidades.

2. Para que la dieta sea efectiva hay que pasar hambre

Es falso. Las dietas que son demasiado restrictivas lo único que consiguen es que las acabemos abandonado. Hay que romper con este mito. En las dietas hay que comer de todo, pero siempre en su justa medida, creando un hábito de comida saludable que seamos capaces de llevar siempre y mantener, sin necesidad de tener que ponernos a dieta constantemente.

3. Es necesario machacarse en el gimnasio a diario

Es falso. Es cierto que una dieta sana y equilibrada tiene que ir acompañada de ejercicio, pero dentro de unos límites, ya que el descanso también es importante. Si se machaca en el gimnasio, le ocurrirá lo mismo que si lleva una dieta demasiado estricta, lo acabará dejando. Por ello, busque un hábito de ejercicio que le guste para crear una rutina.

4. Consumir alimentos light no engorda

Es falso. Lo primero que debemos hacer es leer bien las etiquetas, ya que en muchas ocasiones nos dejamos llevar por el packaging atractivo que nos dice «light», «0% mg», «bajo en calorías»,… pero luego llevan las mismas cantidades o más de grasas o azúcares que los productos normales. También cometemos el error de pensar que al ser light no engorda y aumentamos el consumo de este tipo de alimentos, consumiendo las mismas calorías que si lo tomásemos normal. Recuerde, mire bien las etiquetas y si realmente es light acuérdese que lleva menos grasas y azúcares siempre y cuando lo consuma con moderación.

5. Beber mucha agua adelgaza

Es falso. El agua es necesario y buena para nuestro organismo, pero como todo, su consumo excesivo puede llevarnos a aumentar la diuresis y hacer que perdamos electrolitos como el sodio y el potasio. Se recomienda beber entre 2 y 3 litros de agua al día.

Fuente: http://goo.gl/XLNgFe