Advierte especialista daños a la salud por dietas sin orientación médica

En el marco del día del nutriólogo, la Secretaría de Salud señaló que las personas que realizan dietas sin tener alguna orientación médica son propensos a padecer algún grado de desnutrición. De… En el marco del día del nutriólogo, la Secretaría de Salud señaló que las personas que realizan dietas sin tener alguna orientación médica son propensos a padecer algún grado de desnutrición.

De acuerdo con la dependencia, la mayoría de las personas que suelen ponerse bajo un régimen dietético sin seguir las recomendaciones de los expertos, presentan deficiencias de vitaminas y minerales, lo que ocasiona distintos niveles de anemia, infecciones y debilidad, además de que son propensos a padecer cansancio, mal humor, dolor de huesos, sangrado de encías al cepillarse la dentadura y gases estomacales.

En el marco de la celebración, la experta de Servicio de Endocrinología de Hospital Juárez de México, Guadalupe Fonz Mas, señaló que las dietas que no son indicadas por un especialista suelen conducir a la desnutrición de quien las sigue, lo que genera cambios hormonales o deficiencias en las defensas corporales.

“La mayoría de los casos presenta deficiencias de vitaminas y minerales, que ocasionan diferentes niveles de anemia, infecciones, debilitamiento y cambios hormonales” señaló.

Además indicó que la buena nutrición no se refleja en la cantidad de alimento que consumen las personas, ya que existen quienes suelen comer entre comidas o consumen grandes cantidades de alimentos y aún así presentan cuadros de desnutrición.

“Estar alimentado no significa estar bien nutrido. Podemos ingerir cantidades excesivas de alimentos, pero poseer a la vez, desnutrición a nivel de micronutrientes que requiere nuestro cuerpo, como las vitaminas A, B, C y ácido fólico, además de minerales como el hierro, yodo, calcio y zinc, que sirven para protegernos de enfermedades”.

La mejor manera de evitar una desnutrición es mediante una dieta sana, es decir, que incluya a todos los grupos alimenticios y que tenga horarios establecidos para las comidas, los cuales deben establecerse considerando que no se deben dejar pasar más de cuatro horas sin consumir alimentos.

En caso de que se requiera llevar algún tipo de dieta, por problemas de obesidad o sobrepeso, la mejor opción para mantener el cuerpo saludable es acudir con un nutriólogo o bariatra que asesore a la persona que desea cambiar sus hábitos alimenticios, a fin de no padecer más males.

Ver más en: https://www.20minutos.com.mx/noticia/473714/0/advierte-especialista-danos-a-la-salud-por-dietas-sin-orientacion-medica/#xtor=AD-1&xts=513356

¿Alguna vez te has preguntado la diferencia entre la presión sanguínea y el ritmo cardíaco?

La presión sanguínea y el ritmo cardíaco no necesariamente están correlacionados, lo que significa que tu pulso no es generalmente un buen indicador de presión alta o de  presión baja.

Un ritmo cardiaco en aumento no necesariamente causa que tu presión sanguínea aumente al mismo paso.

Hay mucha confusión acerca de las lecturas de la presión sanguínea y del ritmo cardiaco, principalmente porque las dos se toman simultáneamente por la mayoría de los médicos y por los aparatos de auto-monitoreo que la gente usa en su casa.

Cualquier confusión entre las dos lecturas generalmente se aclara entre los pacientes que tienen que monitorearse la presión con regularidad, dice Curtis Hamburg, M.D., FACC, cardiólogo del Miami Cardiac & Vascular Institute y miembro de Baptist Health Quality Network. Estos pacientes usualmente toman medicamentos para controlar la presión o tienen otros factores de riesgo para las enfermedades cardiacas.

“La mayoría de las personas que comienzan a medirse la presión entienden que la presión sanguínea y el ritmo cardiaco no se correlacionan”, dijo el Dr. Hamburg. “Los medicamentos para la hipertensión (la presión alta) pueden disminuir o aumentar el ritmo cardiaco. Es por eso que le pedimos a algunos pacientes que le den seguimiento a las dos lecturas a través del día”.

¿Qué exactamente es la presión sanguínea?
La presión sanguínea, (generalmente dos números), mide la fuerza que ejerce el corazón contra las paredes de las arterias cuando bombea la sangre a través del cuerpo. La presión sistólica (el número más alto) mide la presión a medida que late el corazón y fuerza la sangre dentro de las arterias.

La presión diastólica (el número más bajo) mide la presión a medida que el corazón se relaja entre latidos. La elasticidad de los vasos sanguíneos ayuda a determinar este número. Una lectura de 120/80 mm Hg (milímetros de mercurio) es considerada normal.

El ritmo cardiaco, (un solo número), indica el número de latidos del corazón por minuto. Las frecuencias cardiacas de los adultos en reposo pueden variar entre 60 y 100 latidos por minuto.

Los individuos saludables que hacen ejercicios con regularidad generalmente tienen el ritmo cardiaco más bajo en reposo.

El cuerpo tiende a controlarse la presión sanguínea
Cuando estás nervioso o fatigado – por ejemplo después de hacer ejercicio o de subir escaleras – es probable que tu ritmo cardiaco aumente rápidamente. Pero tu cuerpo tiende a compensar, evitando que la presión aumente al mismo paso – a menos que necesites un medicamento para bajar la presión.

Los vasos sanguíneos saludables se agrandan (se dilatan) para mantener la presión sanguínea bajo control. Este es el caso en las personas relativamente saludables, dijo el Dr. Hamburg, quien es Director Médico del Laboratorio de Ecografía del Miami Cardiac & Vascular Institute at Baptist Hospital Miami.

Pero la respuesta del cuerpo al esfuerzo excesivo varía en todas las personas, dependiendo de la edad y de la salud del corazón.

“Es una respuesta tan individual”, dijo el Dr. Hamburg. “No podemos mirar el ritmo cardiaco y poder saber lo que está sucediendo con la presión sanguínea en la mayoría de las personas”.

Las pruebas de esfuerzo
Los cardiólogos ordenan “pruebas de esfuerzo” para determinar la cantidad de esfuerzo y la demanda de oxígeno que su corazón puede manejar antes de desarrollar un ritmo anormal o la evidencia de isquemia (flujo de sangre insuficiente al músculo del corazón). La prueba más común es en una estera o cinta para caminar.

Las pruebas ayudan a determinar la efectividad de los tratamientos para mejorar el flujo de sangre dentro de los vasos sanguíneos en personas con enfermedades de las arterias coronarias. Tanto la presión sanguínea como el ritmo cardiaco son monitoreados muy de cerca.

“Medimos la cantidad de oxígeno que exige el cuerpo y que afecta tanto el ritmo cardiaco como la presión sanguínea, pero no de la misma manera”, dijo el Dr. Hamburg. 

Factores Vitales
Estos son los factores importantes que debe saber acerca de la presión sanguínea y el ritmo del corazón según la Asociación Americana del Corazón:

  • La frecuencia del pulso no indica una presión sanguínea alta o baja. Para personas con hipertensión, no hay sustituto para medirse la presión sanguínea.
  • Aunque el corazón late más veces por minuto después de hacer ejercicios o de fatigarse, los vasos sanguíneos saludables se dilatan para permitir que más sangre fluya con más facilidad.
  • Tomarse el pulso puede medir la actividad cardiovascular y su consumo de oxígeno pero no es un sustituto para medirse la presión.

Fuente: https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/la-presion-sanguinea-y-el-ritmo-cardiaco-aprenda-la-diferencia/

Los 11 principales errores que te impiden bajar de peso

Hay dietas de la A a la Z,

Con carnes rojas, sin ella, con carbohidratos, sin gluten, para desintoxicar, para bajar rápidamente; y el debate sobre cuál funciona mejor continúa sin respuesta. 

Afortunadamente, científicos han descubierto que la mayoría de las dietas razonables sí ayudan a perder peso, en comparación con no seguir ninguna dieta. 

Un estudio, publicado por la Asociación Americana de Medicina, asegura que la dieta ideal es la que mejor se adhiere a las personas para que puedan seguirla el mayor tiempo posible.

“Algunas personas se sorprenden al saber que, aunque han seguido una dieta baja en carbohidratos, llegan a aumentar de peso pues sus genes reaccionan con la grasa de su dieta, así que realmente han estado haciendo algo incorrecto”, aseguró a Por Dentro la nutricionista Ginger Hultin, dietista registrada con sede en Seattle y coach de Arivale, un sitio que ofrece elevar la calidad de vida de las personas.

A continuación, una lista de los errores más comunes que cometemos al intentar bajar de peso o talla, según los expertos:

Error 1: pensar que una dieta vegana nos hará perder peso

Cuando se trata de perder peso, las dietas veganas pueden ser útiles porque eliminan dos fuentes principales de calorías: carnes y quesos.

“El error es consumir muchos alimentos procesados ​​o altas cantidades de carbohidratos refinados u otros alimentos con alto contenido calórico, por lo que debes tener en cuenta cuántos y qué tipo de alimentos estás consumiendo”, subraya la nutricionista Hultin.

Error 2: contar calorías sin mirar qué aporta ese alimento

Para la doctora Adrienne Youdim, con casi una década de experiencia como Directora Médica del Centro de Pérdida de Peso en Cedars Sinai Medical Center en California, contar las calorías de lo que comemos es una buena estrategia, pero hay que tener en cuenta que las calorías no son iguales.

“Por ejemplo las calorías de algunas proteínas dan más “plenitud” por lo que los alimentos que reemplazan a las proteínas, como los carbohidratos, tomarán ajustes para la mayoría”, explica Youdim.

Por su parte, Hultin destaca que la Academia de Nutrición y Dietética de Estados Unidos recomienda que, en general, las mujeres aspiren a 1,200 calorías por día para perder peso y los hombres a 1,500 calorías por día.

Error 3: romper la dieta el fin de semana

Muchas personas logran equilibrar su dieta con una indulgencia ocasional. El problema surge cuando el fin de semana rompemos por completo con el régimen o nos damos una indulgencia a diario.

“Una porción extra en la cena o un vaso de vino durante el fin de semana puede funcionar para algunas personas y aun así permitirles perder peso. Pero comer toda una pizza o beber una botella entera de vino sumará tantas calorías que puede deshacer el duro trabajo de la semana”, recuerda la nutricionista Hultin.

Error 4: saltarse el desayuno

Saltarse el desayuno o comer muy pocas calorías temprano en el día puede llevarte a comer en exceso en la tarde o la noche. De acuerdo con los expertos, es mejor equilibrar los niveles de hambre comenzando el día con un desayuno saludable.

Error 5: hacer cambios radicales en la dieta

“¡Pequeños cambios pueden sumar grandes resultados! Lo más importante con cambiar la dieta es mantenerla a largo plazo. El objetivo es equilibrar tu plato con ½ vegetales, ¼ de carbohidratos complejos y ¼ de proteína magra, cambiar las sodas por el agua o eliminar el azúcar y la crema en el café a largo plazo”, asegura la experta Ginger Hultin.

Error 6: elegir mal tus fuentes de proteína

Para Hultin, la carne de vaca y el cerdo son más altos en grasas saturadas que otras fuentes de proteínas como las aves de corral, el pescado, las legumbres y el tofu. Para algunas personas, genéticamente, las opciones de grasas más altas impedirán el progreso de pérdida de peso.

Error 7: abusar de las grasas buenas

Te encanta el aguacate y el aceite de oliva, que son saludables para tu corazón, pero consumes muchas porciones al día. Según estudios, se recomienda consumir ¼ de aguacate en lugar de un aguacate entero o usar aceite de oliva en pequeñas cantidades a la hora de hacer dieta.

Error 8: consumir lácteos enteros

Los expertos declaran que estas fuentes de grasas saturadas son un problema para algunas personas con genes que aumentan de peso con una dieta alta en grasas. Contrariamente a las tendencias nutricionales actuales en los medios, a algunas personas les conviene elegir opciones bajas en grasa o sin grasa que también pueden ayudar a controlar la cantidad de calorías que consumen.

Error 9: consumir demasiados jugos o smoothies

Las tiendas de jugos y smoothies han surgido en todas partes, promoviendo elixires de salud. A menudo se usan como sustitutos de comidas para bajar de peso, pero pueden tener más colorías y estar llenos de azúcar.

El jugo es muy fácil de consumir en exceso y es una fuente rica en carbohidratos sin fibra, grasa o proteínas que se absorben lentamente. “El consumo de jugo envía azúcar a la sangre y hormonas como la insulina, lo que provoca el almacenamiento en forma de grasa. En lugar de beber jugo, considera comer una fruta que te saciará más”, aconseja Adrienne Youdim, también fundadora del Centro de Pérdida de Peso y Nutrición en la Clínica Lasky en Beverly Hills.

Recuerda además que las frutas y verduras están llenas de vitaminas, minerales, antioxidantes y nutrientes que se pierden en parte durante el proceso de extracción del jugo.

Error 10: consumir frituras de verduras

Pensando que son más sanas y como una pequeña indulgencia mucha gente opta por ellas. “No importa si se trata de una papa o una remolacha frita, el ingrediente dañino es la grasa saturada y trans que se utiliza en el proceso de la fritura. Las grasas trans son particularmente perjudiciales para la salud cardiovascular”, asegura Youdim, quien además es miembro de la Junta Americana de Medicina de la Obesidad.

Error 11: consumir alimentos sin gluten

Los productos sin gluten se han convertido en sinónimo de salud. Sin embargo, de acuerdo con Youdim, muchos alimentos etiquetados como “sin gluten” en realidad no son tan saludables ya que pueden estar cargados de conservantes, azúcar y grasa para reemplazar el trigo o el gluten.

“Eliminar el gluten completamente eliminando el trigo y otros granos saludables como la cebada puede reducir innecesariamente la fibra saludable de nuestra dieta. De por si los estadounidenses ya obtienen menos de la mitad de fibra diaria recomendada”, responde la especialista.

Excusa: no tengo tiempo

Es el gran pretexto de la mayoría para no hacer dieta. “Tenemos tiempo para todo lo que elegimos hacernos tiempo.  A menudo no priorizamos y, por lo tanto, no tenemos tiempo. Si ponemos nuestra propia salud en el mismo nivel de prioridad que esa reunión de trabajo o el juego escolar de nuestro hijo, nos daríamos tiempo para comidas más saludables y hábitos más saludables”, aconseja Youdim.

Por su parte, Hultin concluye que la pérdida de peso es difícil y requiere apoyo continuo para abordar tanto la biología como el comportamiento. “Si has probado muchas dietas y no logras perder peso, considera un programa que te dé una idea de tu genética única combinada con marcadores de laboratorio relacionados con el peso y un entrenamiento conductual sofisticado”, añade la nutricionista.

Fuente: https://laopinion.com/2018/02/24/11-errores-comunes-que-te-impiden-bajar-de-peso/

Vuelven a subir de peso 80% de personas que hacen dieta.

El 80 por ciento de las personas que llevan una dieta y logran bajar de peso pueden volver a padecer obesidad o sobrepeso, aseguró el presidente del Colegio Mexicano de Bariatría, David Montalvo Castro.

 

DrMontalvo-1024x769Dr. David Montalvo Castro, Presidente del Colegio Mexicano de Bariatría, alertó de los malos hábitos al realizar dietas contra la obesidad. (FOTO: códigoF)

Los resultados adversos se deben a factores que afectan el modelo de consumo de alimentos, pues se toman decisiones incorrectas al momento de ingerir productos con un bajo valor nutrimental, sin saber el impacto en la salud, indicó el especialista.

“Algunos factores son la falta de información completa para los consumidores y diversas fallas de mercado que conllevan al consumidor a tomar decisiones poco racionales respecto a su alimentación”, señaló Montalvo Castro.

“Como es el caso de creencias mal fundamentadas del valor nutritivo de los alimentos, información no veraz o incompleta, un efecto de transmisión de hábitos de padres a hijos”, agregó el especialista, de acuerdo con información publicada por Notimex.

Montalvo Castro sugirió realizar cambios en la forma de orientar los tratamientos de obesidad, así como una mayor intervención de las autoridades de salud para que la población cambie los malos hábitos y se tomen mejores decisiones alimentarias.

La obesidad se considera una enfermedad cardiometabólica, pues el tejido adiposo en exceso segrega sustancias que afectan a la salud, como inflamación de baja intensidad en el endotelio vascular y en otros órganos, lo que acelera el taponamiento de las arterias con colesterol (aterosclerosis), explicó el médico.

La atención al sobrepeso y obesidad en el país así como a las enfermedades relacionadas con esta condición, cuesta al sector médico 120 mil millones de pesos cada año, según un estudio multidisciplinario en el que participó la UNAM, la UAM, el IPN y diversos centros e instituciones de salud pública.

Además, la obesidad, hipertensión y la diabetes son algunas de las seis enfermedades crónico-degenerativas que más recursos le demandan al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

El bariatra mencionó que al reducir la masa de grasa baja el riesgo de padecer hipertensión arterial, infartos y otras enfermedades cardiovasculares, pues el sobrepeso es una condición que puede afectar a las personas en cualquier etapa de su vida, donde en algunas ocasiones se vuelven obesas casi sin percibirlo.

Factores como una ausencia de cultura de comer saludablesendentarismo, preocupación por perder kilos y no masa de grasadormir poco y estrés, provoca que las personas “vivan eventos devastadores” en cuanto a salud y su peso, resaltó Montalvo Castro.

El especialista recomendó evitar el uso de medicamentos para inhibir el hambre por sus efectos secundarios, además, aseguró que la obesidad no solo depende de aspectos biológicos, sino también a problemas sociales y psicológicos.

Por ello, señaló, es primordial que el paciente reciba una atención integral y multidisciplinaria que abarque los ámbitos biológicos, psicológicos y sociales.

Fuente: https://goo.gl/5Q2Rc5

Los mitos más comunes sobre las dietas

En las dietas hay que comer de todo, pero siempre en su justa medida, creando un hábito de comida saludable que seamos capaces de llevar siempre y mantener, sin necesidad de tener que ponernos a dieta constantemente.

Sin embargo muchas veces hay alimentos que cuando los mezclas o combinas te pueden ocasionar molestias, por eso te recomendamos acudir con un Nutriólogo para que te asesore en tu alimentación.

Aquí te presentamos los cinco mitos más comunes.

1. Si me salto la comida o la cena adelgazaré más rápido

Es falso. Se deben hacer cinco comidas al día, ya que si pasamos muchas horas sin comer, nuestro cuerpo almacenará en forma de grasas los próximos alimentos que tomemos, creando una «reserva». Es importante hacer cinco comidas al día, de este modo llegaremos a la siguiente comida con menos hambre y no tendremos la necesidad de comer grandes cantidades.

2. Para que la dieta sea efectiva hay que pasar hambre

Es falso. Las dietas que son demasiado restrictivas lo único que consiguen es que las acabemos abandonado. Hay que romper con este mito. En las dietas hay que comer de todo, pero siempre en su justa medida, creando un hábito de comida saludable que seamos capaces de llevar siempre y mantener, sin necesidad de tener que ponernos a dieta constantemente.

3. Es necesario machacarse en el gimnasio a diario

Es falso. Es cierto que una dieta sana y equilibrada tiene que ir acompañada de ejercicio, pero dentro de unos límites, ya que el descanso también es importante. Si se machaca en el gimnasio, le ocurrirá lo mismo que si lleva una dieta demasiado estricta, lo acabará dejando. Por ello, busque un hábito de ejercicio que le guste para crear una rutina.

4. Consumir alimentos light no engorda

Es falso. Lo primero que debemos hacer es leer bien las etiquetas, ya que en muchas ocasiones nos dejamos llevar por el packaging atractivo que nos dice «light», «0% mg», «bajo en calorías»,… pero luego llevan las mismas cantidades o más de grasas o azúcares que los productos normales. También cometemos el error de pensar que al ser light no engorda y aumentamos el consumo de este tipo de alimentos, consumiendo las mismas calorías que si lo tomásemos normal. Recuerde, mire bien las etiquetas y si realmente es light acuérdese que lleva menos grasas y azúcares siempre y cuando lo consuma con moderación.

5. Beber mucha agua adelgaza

Es falso. El agua es necesario y buena para nuestro organismo, pero como todo, su consumo excesivo puede llevarnos a aumentar la diuresis y hacer que perdamos electrolitos como el sodio y el potasio. Se recomienda beber entre 2 y 3 litros de agua al día.

Fuente: http://goo.gl/XLNgFe