¿En donde se origina la obesidad?

Durante mucho tiempo se llegó a pensar que la única causa de la obesidad era el consumo excesivo de alimentos.

Hoy en día sabemos que se trata de un padecimiento mucho más complejo que ha aumentado conforme pasa el tiempo llegando a ser considerado una epidemia mundial por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De hecho, en 2014 se calculaba que existían 641 millones de obesos en el mundo, de los cuales 375 millones eran mujeres y 266 hombres; siendo China, Estados Unidos, India, Rusia, Brasil y México, respectivamente, los países con el mayor número de personas afectadas con este padecimiento, de acuerdo a The Lancet.

Y todo parecería indicar que el problema es lo que ingerimos pero, ¿alguna vez te has puesto a pensar cuáles son los factores que la originan?

Una primera respuesta está relacionada con la alimentación, siendo grasas y azúcares dos de los ingredientes a los que tradicionalmente se les vincula con el aumento de peso.

Al respecto, un documental de la BBC denominado Sugar VS Fat (2014) se dio a la tarea de poner a prueba esta tesis mediante un experimento en el cual dos médicos mellizos debían seguir dos dietas diferentes (una de azúcar y otra de grasas) durante un mes, para comparar los efectos que cada una de estas sustancias tenía en su salud.

El hallazgo final fue que ni el azúcar ni la grasa son los culpables de todos los males, sino que, es la combinación de ambas en una dieta desequilibrada la que, en todo caso, resulta perjudicial para el cuerpo humano.

Otra respuesta podría estar en el cerebro puesto que, para comer, primero debemos elegir nuestros alimentos. El sicólogo Daniel Kahneman descubrió que todos tenemos algo llamado “sesgo cognitivo” mediante el cual le damos mayor importancia al presente que al futuro, lo que nos lleva a tomar malas decisiones tales como enviar mensajes de texto al manejar, fumar o comer en exceso, sin pensar en las consecuencias. Por este descubrimiento, Kahneman ganó el Premio Nobel en el 2014.

Aunque no lo creas, el genotipo también cuenta y al respecto la población mexicana presenta una alta predisposición genética para desarrollar sobrepeso y obesidad debido a una variante génica (ABCA1) que provoca una disminución en los niveles de “colesterol bueno” o HLD, de acuerdo a un estudio realizado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Nacional de Ciencias Médicas Salvador Zubirán y el Instituto Nacional de Medicina Genómica.

Otro escenario en el que la obesidad tiene su origen es el ambiente. Y es que, de cada 100 personas, al menos 32 hacen más de una hora para llegar a su trabajo, según un sondeo realizado por el INEGI, lo que provoca que muchos individuos se vean limitados a preparar su comida con anticipación o comer en la calle (lo que limita considerablemente que puedan mantener una alimentación balanceada).

Sin olvidar la falta de cultura física, entendida como el conjunto de conocimientos y práctica de deportes encaminados a desarrollar nuestras habilidades corporales, pues 56 por ciento de los mexicanos afirmó hacer menos de 30 minutos de ejercicio al día, según la última Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) disponible.

Todo esto ha originado que la industria de alimentos y bebidas reaccione en consecuencia.

Empresas como Starbucks, nos ofrecen la opción de personalizar nuestras bebidas añadiéndoles ingredientes light o eligiendo vasos de distintos tamaños, según nuestro estilo de vida. Mientras otras compañías como Coca-Cola, han intentado ir más allá al comprometerse a impulsar soluciones reales y apoyar programas gubernamentales como “Ponte al 100”, cuyo objetivo es brindar medidas personalizadas de alimentación y actividad física entre la población; y que, tan sólo durante el año pasado puso en movimiento a cerca de 9 millones de mexicanos en eventos deportivos.

Es así como personas, gobierno e industria deben hacer frente a un problema tan complejo que requiere solución inmediata, siendo un primer paso importante en este sentido, que conozcamos las razones que ocasionan la obesidad y el sobrepeso, para ser más conscientes al respecto y actuar en consecuencia.

Fuente: http://goo.gl/6n0O07

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *